La verdad es que nunca he estado tanto tiempo fuera de España como para llegar a añorarla, pero entiendo lo que se puede sentir, puesto que si que vivo desde hace un tiempo fuera de la ciudad donde he crecido…y aunque lo parezca… No, no estoy divagando!

Es una manera de presentar estos cupcakes tan castizos como son los chocolate con churros cupcakes!!! son idea de mi tan mencionada  http://www.objetivocupcake.com/ dentro de su serie sabores de España. Fue verlos y pensar…uuuummmmm…yo quiero. Además como casi todas las recetas que mi inspiran me traen buenisimos recuerdos, de meriendas con la familia, desayunos después de largas noches con las amigas, etc.

Asi que aqui os dejo mi versión y sobre todo os animo a hacerlos porque están bueniiiiiiisimos.

Ingredientes:

Para la masa de bizcocho (12-14 cupcakes)

  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 220 g de azúcar blanco
  • 3 huevos M
  • 180 g de harina
  • 40 g de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita y media de levadura Royal
  • 120 ml de leche semidesnatada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para los mini churros

  • 1 vaso de agua
  • 1 vaso de harina
  • Aceite
  • Azúcar
  • Manga pastelera con boquilla pequeña de estrella

Para la buttercream

  • 115 g de mantequilla sin sal
  • 425 g de azúcar glas
  • 85 g de cacao en polvo sin azúcar
  • 105 ml de leche semidesnatada

Empezaremos por preparar nuestros bizcochitos de chocolate. Precalentamos el horno a 180 o 160 si es con aire y colocamos nuestros papelitos en la bandeja para cupcakes.

Tamizamos la harina, la levadura y el cacao en un bol y reservamos. A continuación

batimos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar hasta que tenga una textura

pomada y la mezcla aclare. Añadimos los huevos uno a uno, cuando estén integrados echamos la mitad de la harina y seguimos batiendo, ahora es el momento de verter la leche y el extracto de vainilla.

Agregamos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea. Repartimos la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3.

Horneamos 22-25 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Dejamos enfriar los cupcakes en el molde 5 minutos y después pasamos a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.

Ahora es el momento, mientras los cupcakes se enfrían, de hacer los minichurros.

En un cazo, calentamos el agua con una gotita de aceite y una pizca de sal. Cuando hierva, añadimos la harina de golpe y removemos rápidamente. Se creará una especie de “engrudo” con una consistencia muy pastosa y un poco fea la verdad, pero que no cunda el pánico! Es así como tiene que quedar.

Retiramos el cazo del fuego y cogemos la masa pringosa con la cuchara de palo y lo metemos en la manga pastelera.

A continuación, ponemos a calentar el aceite en otra sartén. Cuando esté muy caliente, empezamos a echar nuestros churros. El aceite tiene que estar tan caliente para que se doren enseguida y retirarlos lo antes posible de la sartén, si no empezará a salirse la masa de dentro y a saltar descontroladamente (aviso porque luego me ha costado mucho limpiar los trozos de churros que se han pegado por todas partes tras querer atacarme…). Finalmente tras salir ilesa del ataque de los churros asesinos los he puesto a escurrir en papel absorvente y los he rebozado con azúcar.

Y para terminar preparamos el frosting o crema tamizando el cacao y el azucar glass,lo colocamos en un bol junto la mantequilla y la leche y lo batimos hasta obtener una buttercream de textura cremosa y color chocolate intenso.

Quedan esponjosos, superchocolateados y deliciosos. ¿Qué más se puede pedir? Pues una cosa más, que me comentéis como os han quedado si los hacéis y si no que me digáis si los churros también os traen buenos recuerdos …

Mil besos.

Anuncios