Etiquetas

, , , , ,

Hoy traigo una tarta que sobre todo gustará a los amantes del chocolate, y a los que no…seguro que también porque está muy buena!

Está vez la preparé para celebrar  el fin de curso de mis clases de catalán, por cierto, HE APROBADO!!!  Jajaja y a mis compañeros  les encantó así que yo…la más feliz del mundo.

Esta tarta vienesa fue elaborada por primera vez en 1832, así que tiene su historia, si os interesa conocerla podéis pinchar aqui y si lo que queréis es conocer la receta…pues seguir leyendo…

INGREDIENTES (para unas 12 raciones) :

        • 100 gr de chocolate negro troceado
        • 250 ml de agua
        • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
        • 250 gr de azúcar moreno
        • 3 huevos
        • 150 gr de harina
        • 1 sobre de levadura química (royal)
        • 25 gr de cacao en polvo
        • 60 gr de almendra molidas
        • 110 gr de mermelada de albaricoque caliente
        • 50 gr de chocolate negro fundido

PARA EL GANACHE O COBERTURA

        • 200 chocolate negro troceado
        • 160 ml de nata

Para empezar colocamos la rejilla del horno y precalentamos a 160ºC. Engrasamos un molde hondo de 22cm (de 20 también vale) y forramos el fondo con papel de hornear.

A continuación fundimos, en un cazo, a fuego muy suave y removiendo continuamente el chocolate troceado y el agua.

Batimos el azúcar y la mantequilla con las varillas eléctricas hasta que esté bien mezclado e iremos incorporando los huevos uno a uno para asegurarnos de que se van integrando perfectamente.

A esta mezcla incorporaremos, mientras vamos removiendo, la harina tamizada, el cacao, las almendras molidas y el chocolate que habíamos derretido con el agua previamente.

Mezclamos bien y vertemos en el molde. Tendremos que hornearlo durante 1 hora y 10 minutos, antes de sacarlo podemos pincharlo con un palillo para comprobar que está hecho. Lo sacamos del horno y lo dejamos reposar unos 10 minutos, luego desmoldamos, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar por completo en una rejilla.

Cuando este bien frio, con un cuchillo de sierra, dividimos el bizcocho en dos discos y extendemos la mermelada caliente. Volvemos a poner el bizcocho sobre una rejilla, con la parte que en el horneado quedaba hacia abajo, esta vez arriba (es la parte que habrá quedado más lisa)

Para preparar el ganache calentaremos el chocolate y la nata al baño maría, removiendo constantemente y hasta que esté fundido. Apartamos del fuego y dejamos enfriar hasta que la mezcla coja un poco de cuerpo y entonces vertemos por encima del papel procurando que quede uniforme. Es muy fácil que quede completamente liso sin ni tan siquiera necesitar espátula y con lo que va cayendo se cubren perfectamente los laterales.

Este ganache es realmente delicioso os recomiendo que lo probéis para tartas, rellenos de croissant o cobertura de cupcakes.

Por último, deciros que lo normal en la decoración de esta tarta es, simplemente, con el mismo chocolate con el que hemos cubierto el pastel escribir la palabra Sucher, pero yo sufrí un percance y tuve que solventarlo de esta manera 😉

Como siempre espero que os guste y nos vemos pronto. Besos!!!!


Anuncios